Cómo diferenciar competidores directos e indirectos

A la hora de diseñar las estrategias de marketing que deberán ayudarnos a alcanzar los objetivos planteados para nuestra marca, una de las claves será conocer perfectamente el entorno en el que nos movemos y para ello es fundamental saber cómo diferenciar competidores directos e indirectos.

¿Quiénes son nuestros competidores directos?

Son aquellos que ofrecen al mercado al que nos dirigimos un producto o servicio con las mismas características que el nuestro, sea mejor o peor, seguramente para intentar satisfacer una misma necesidad o un mismo deseo en nuestro target.

Por ejemplo, si nuestro producto es un periódico que se encuentra diariamente en los puntos de venta, los competidores directos serán el resto de periódicos que estén disponibles en dicho lugar y que tengan la misma composición y orientación (concretamente, El País compite con El Mundo, La Razón, ABC, …)

Te recomiendo leer este post anterior: Ejemplo de diferencia entre necesidad y deseo

Cómo diferenciar competidores directos e indirectos
Cómo diferenciar competidores directos e indirectos

¿Quiénes son nuestros competidores indirectos?

Son todos aquellos que intervienen de forma lateral en el enfoque de mercado que tenemos planteado con nuestro producto o servicio, buscando satisfacer aquellas necesidades o deseos del público objetivo mediante algún producto o servicio sustitutivo perfecto. Sin duda, son los más difíciles de detectar, determinar y analizar, incluso a veces no será posible hacerlo como quisiéramos.

Por ejemplo, en el caso anterior del periódico, los competidores indirectos de cualquiera de los que hemos mencionado serían entre otros los periódicos deportivos (Marca, As, Sport, Mundo Deportivo, …) o bien cualquier revista que en el momento de la compra por parte del consumidor (momento de la verdad) provoca que éste invierta sus euros en ella en lugar de en el periódico (podría ocurrir con Revista Emprendedores si ésta es elegida en el momento en el que vamos a comprar el periódico y decidimos sustituir el producto por algún motivo determinado).

Fíjate cuan importante es esta aparente «tontería» pues puede determinar que nuestros objetivos no se alcancen si estratégicamente no hemos tenido en cuenta estos sucesos. La clave de todo, en resumen, está en qué productos o servicios pueden provocar que el consumidor destine los euros que iban destinados a nuestra marca a otra marca que «casualmente» pasaba por ahí y le ha seducido en el momento de la verdad.

Interesante, ¿no crees? Esto es marketing.

Photo credit: pmp

2 respuestas

  1. Buenos días, Francisco
    Tan importante a la hora de vender lo que aquí expones, y para ello es vital desde mi experiencia, el crear enganche que hace que el potencial cliente te seleccione. Hay que ofrecerle la mejor historia posible y empatizar haciendo que este se identifique. No es fácil, es labor de escucha activa y creerse, apasionarse con lo que se haxe y se logra!!

    Seguimosss

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte este artículo

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en email
Compartir en whatsapp