Ese momento inolvidable de mi vida en Medellin

Me encantan las emociones. Soy consciente de que estamos en la vida para sentir, para vivir, y esto significa emocionarse, porque no existe ninguna sensación parecida que haga que el ser humano exprese lo mejor de si mismo. Hoy quiero contarte ese momento inolvidable de mi vida en Medellin.

Era jueves, 10 de abril de 2014. En la Universidad de Medellin se celebraba por primera vez el I Seminario Internacional Cultura Marketing, momento lleno de emotividad para mí, pues Cultura Marketing significa demasiado en mi vida profesional. Son ya 6 las ediciones que llevamos en Alcoy y Valencia y llevarlo a Medellin por vez primera era todo un reto que afrontaban 6 enormes personas capitaneadas por mi hermano Camilo Vera.

María Luisa Ortíz, Cesar Mazuera, Catalina Restrepo, Leidy Johana Echeverry y Margarita García han conformado un equipo irrepetible, sano, ambicioso, trabajador, competitivo, dulce, espectacular. Se me acabarían los adjetivos para describir la pasión con la que han vivido esta experiencia.

Solo se crece cuando eres humano, ellos lo son
Solo se crece cuando eres humano, ellos lo son

Durante las dos semanas que estuve en la ciudad, cada noche intentaba ensayar en solitario una manera de agradecerles a todos ellos y al creador de todo esto, David Juárez, lo que han conseguido. Me fue imposible. Cada vez que lo intentaba me emocionaba más. Con esa intranquilidad me presenté en mi ponencia de apertura de Cultura Marketing esa mañana del 10.

Eran las 8:15 de la mañana, comencé, todo fue muy bien, me sentí tan a gusto como en casa, porque era también mi casa. Y, a las 9, al acabar, pedí a todo el equipo que me acompañara al escenario. Era el momento y ahí no podía fallar, tenía que ocurrir. Y ocurrió, no sin emocionarme, pues me emocioné y mucho, pero pude acabarlo a duras penas y decirles a todos lo enormes que son y van a ser, lo que habían logrado crear y les pedí que contemplaran a todos los asistentes. Ellos y solo ellos lo consiguieron. Ahora es momento de reflexionar y seguir. El listón lo pusieron demasiado alto, pero no tengo duda alguna de lo que lo van a superar a la próxima.

Muy orgulloso de ellos, muy feliz de vivir este momento que jamás voy a olvidar y que es otro hito en los que fijarme para los momentos duros. Equipo, sois mucho. Camilo, estoy tremendamente orgulloso de ti. David, gracias por crear.

 

4 respuestas

  1. Es un placer compartir cada momento con Francisco Torreblanca. La emoción que transmite en cada momento atrae profundamente. Es un placer participar de proyectos que nos hacen crecer y participar de experiencias inolvidables. En mi primera experiencia en Colombia, en Medellín, no tengo palabras de agradecimiento. Mi hermano colombiano, Camilo Vera, nos ha apoyado y ayudado como el mejor anfitrión puede hacerlo. Su profesionalidad y energía han hecho que esto haya sido posible. Las personas que forman su equipo son un ejemplo a seguir para todos nosotros.
    Mil proyectos más con vosotros, por favor…

    1. Esta experiencia en Medellin, tercera para mi, ha sido realmente especial al compartirla contigo David. Los tres hemos vivido momentos muy especiales e inolvidables y me llevo mucha nostalgia de todo ello. Os quiero mucho bros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte este artículo

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en email
Compartir en whatsapp