La sensación de escasez en la estrategia de marketing

Si me conoces bien, sabrás que este tema es uno de mis favoritos, al nivel del marketing de la urgencia, del que hablaré en un próximo post. Y es que la sensación de escasez en la estrategia de marketing posee esa magia que tanto me gusta, porque consigue desbordar mis pensamientos y me provoca ideas generosamente creativas.

Lo escaso es capaz de generar una percepción única, nos deriva hacia un comportamiento ansioso sobre la pertenencia de un producto o servicio concreto. Pero claro, esa sensación de escasez no funciona en todos los casos.

Para generar efectividad en el marketing de la escasez, seguramente necesitaremos que el grado de interés por nuestro producto o servicio, en definitiva por nuestra marca, esté en claro crecimiento. Hay quien afirma que esta estrategia solo funciona en marcas líderes del mercado, que pueden permitirse casi cualquier cosa.

Yo, personalmente, considero que puede no ser necesario ser líder de nada, sino tener un producto o servicio que ha generado ciertas sensaciones positivas en los consumidores potenciales y se encuentra en un momento clave, en la cresta de la ola, definitivamente en un momento de la verdad en el que se toman decisiones de riesgo.

La sensación de escasez en la estrategia de marketing
La sensación de escasez en la estrategia de marketing

Obviamente, también el propio ciclo de vida del producto debe indicarnos el éxito de una estrategia de escasez, ya que si el producto ya está maduro o en declive no tiene sentido pensar en esto.

La escasez no tiene por qué ser eterna, sino que puede darse en pequeñas dosis y de forma escalonada. Un ejemplo podrían ser las ediciones limitadas, que tan bien le funcionan a muchas marcas de sectores como la moda, los complementos, las joyas o los coches. Pero insisto, no tienes por qué ser una marca de lujo para trabajar la escasez, puede que tu marca esté en ese momento dulce en el que la llamada de atención al público objetivo se detecta claramente y se da el paso hacia la escasez, posiblemente con acciones puntuales y periódicas.
La escasez provoca exclusividad y la exclusividad genera expectación. Posiblemente te interese completar este post con otro anterior y muy relacionado con el contenido que hemos tratado, en el que verás algún ejemplo concreto: Por qué generar sensación de escasez.
Photo credit: boradwadashi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte este artículo

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en email
Compartir en whatsapp